Aquí otra vez

Aquí vamos de nuevo. Tal y como leí en otro blog recientemente, no soy la única.

Ven el detalle con ésto de la fibromialgia y la fatiga crónica; es que no para, no se detiene, es un contínuo automático que no conoce de detenerse, simplemente es y está.

Entonces, existen ciclos, porque unas veces es más tolerable que otras, y lamentablemente para mí y para todos los que me rodean, últimamente ha sido como un ‘flare’ que de momento deja de ser rojo intenso para pasar a un rojo regular por unas horas y luego sigue a ser el rojo intenso sin descansar. ¡Ésto es así!

A veces es algo que incomoda porque uno quisiera un tiempo libre de ésta mochila, para poder hacer cosas, cosas tan simples como limpiar la casa, cocinar y luego correr una bicicleta. Si me tiro una como esa, voy a pagarlo por espacio de dos semanas. Pero eso no evita que lo intente, ¡Claro que sí, de eso se trata ésto!

Es cierto, aquí otra vez, estoy cansada; es más, estoy harta, hasta la coronilla de dar explicaciones, de intentar y no poder terminar aunque quiera, estoy tan avergonzada por todas las oraciones comenzadas y que no puedo terminar porque se me va el hilo, o por confundir las palabras, o cuando simplemente me quedo trancada…sí, estoy cansada: ¡pero no me quito! ¡Con la misma fuerza que duele, y con la misma energía inexistente, con el mismo cansancio dictaminando a mi cuerpo: yo me levanto y le ordeno a mi espíritu a que ordene a mi mente y mi cuerpo! ¿Qué quizás no puedo ni abrir el pote de medicamentos ni apretar una pasta de dientes? Sí, pero eso no me detiene. Me frustra, me cansa, me hace llorar; pero no me detiene.

Por eso estoy aquí otra vez, porque no me detengo. Puede que esté bien abajo en la rueda, de hecho, se siente como una multitud de personas y carros que te pasan por encima; pero permanezco aquí, sigo aquí, lucho aquí. El centímetro que alcanzo y que los demás no pueden ver, yo sí lo veo; y lo disfruto y lo celebro, porque sé lo que me costó y sé que lo logré.

Aquí otra vez, porque no me quito y punto. Sin importar en qué parte, en cuál parte del ciclo me encuentre ; estoy aquí y no me quito. ¡Voy a celebrar mi centímetro!

Advertisements